8. Hardware libre de código abierto (FOSH)

"El mundo del hardware libre también trabaja para compartir, socializar y mejorar colectivamente su diseño a todos los niveles"

Hardware libre de código abierto (FOSH)

Aunque el aspecto más conocido del código abierto es el que hace referencia al software, existe también un equivalente en el mundo del hardware que trabaja para compartir, socializar y mejorar colectivamente el diseño a todos los niveles, desde las especificaciones del hardware hasta el diseño de centros de datos, pasando por el almacenamiento y la conectividad.

En este paradigma, la información sobre el hardware, tanto el diseño mecánico o de circuitos integrados como el software que hace funcionar el hardware, se distribuyen bajo el paraguas del concepto libre. De esta forma las interfaces, los sistemas que hacen posible la conexión entre diferentes hardwares, son públicas y conocidas, fomentando así la creación de nuevos sistemas alternativos a los sistemas privativos tradicionales. De la misma forma que los datos abiertos ayuden a que diferente software se pueda intercomunicar, el hardware de código abierto hace lo mismo en la vertiente más física.

Como punta de lanza del hardware de código abierto tenemos el Open Compute Project, una comunidad centrada en rediseñar el hardware para dar soporte al rápido crecimiento de las necesidades de infraestructuras de los centros de datos. Impulsado por Facebook en el 2009, colaboran las grandes empresas del sector como pueden ser Intel, Google, Microsoft o Samsung por citar algunas. Su objetivo es impulsar hardware que sea fácil de mantener, diseñado para ser reutilizable y eficiente en cuanto a costes.

Aunque es cierto que gran parte del desarrollo de hardware de código abierto se ha centrado en el desarrollo de los centros de datos, existen también proyectos de alternativas libres de hardware referentes a sensores, microcontroladores e incluso teléfonos móviles con gran popularidad. Proyectos como Arduino o Phoneblocks son ejemplos de cómo la comunidad puede influir en el desarrollo y la mejora del hardware, compartiendo el conocimiento y obteniendo a cambio un producto más atractivo.

En el momento actual en que la tendencia es transformar las ciudades en ciudades inteligentes (smart cities), monitorizando un gran número de parámetros mediante sensores y procesando un volumen de información con grandes centros de procesamiento de datos, el denominado Big Data (datos masivos), la necesidad de los datos abiertos y el código abierto, tanto en software como en hardware, se hace cada vez más patente para ser soberanos también a nivel tecnológico.

Si en el momento de comprar software o contratar su desarrollo a medida, nos hemos de plantear si existen alternativas libres, si el programa trabaja con datos abiertos y si se distribuye bajo una licencia abierta, cuando implantamos un sistema de hardware, desde sensores a centros de datos, hemos de velar para que sea también de código abierto, y garantizar así su mantenimiento y su posible reutilización.

 

Isaac Besora

@ibesora es un apasionado del mundo de la tecnología en general y del principio de la transparencia aplicada a las nuevas tecnologías en particular. Ingeniero informático de profesión, después de unos años trabajando en un grupo de investigación de la UPC, fundó  AlterSport, la empresa desde donde desarrolla software propio y proyectos a medida, en Berga, su ciudad natal